Translate

lunes, 2 de noviembre de 2015

VISITA AL CEMENTERIO DE SIBERIA


La víspera del 1 de noviembre, día de Todos los Santos, como era sábado y se preveía una gran afluencia al cementerio siberiano, me mandaron al susodicho y, en función de mi categoría, el jefe no me encargó la regulación del tráfico de los accesos, sino estar a la puerta misma para coordinar lo que pudiera surgir, que no iba a ser mucho porque todo está planificado, informar de lo que fuere necesario a los visitantes y de evitar que algún energúmeno quisiera entrar al interior del cementerio con el coche, que alguno hubo. O sea, un servicio cómodo salvo por lo que significa estar de plantón varias horas.

 Como no había mucho que hacer me dediqué al económico ejercicio de la observación de la gente que se acercaba a ver, supuestamente, a sus familiares fallecidos, aunque dudo que ninguno pudiera verlos debajo de tanta piedra. Me llamó la atención que no había un público mayoritario en edad, sexo u otra condición, lo que significa que lo de morirse afecta a todos y no es un pensamiento que me deje muy tranquilo.


También vi el negocio que supone la muerte incluso años después de haberse producido. Todos los que acudían allí llevaban su ramo, centro o cualquier otro adorno floral para las tumbas, nichos o panteones. Me sorprendió el tamaño de alguno de los presentes, que seguro que con mi sueldo no podría pagarlo, como si el tamaño fuera una medida del cariño y la añoranza profesados al difunto. 


Muchas personas, especialmente a primera hora, al vernos en la entrada nos saludaba con un educado “buenos días”, y otras hacían comentarios sobre su visita: “otro año más a ver a la familia”, “ya son 16 años los que vengo a ver a mi hijo”, “espero que a mis padres les gusten estas flores”, “por lo menos este año hace bueno para venir aquí. Se hace menos triste”. Mi compañero me contó que un hombre de unos 70 años que llevaba dos pequeñas flores en una bolsa se dirigió a él, no sé si a modo de justificación o de crítica a lo que allí se veía y le dijo “Le traigo dos flores a mi mujer. Creo que como recuerdo es suficiente y no hace falta gastar tanto. ¿No le parece?”. Mi compañero, hombre cabal donde los haya, se limitó a contestarle “Tiene usted razón, señor. Es suficiente”.

 

Intenté adivinar, sin éxito, quiénes eran los visitados basándome en las características de los visitantes: padres, madres, abuelos, hermanos, hijos o, simplemente, amigos. Solamente pude deducirlo en un caso: una mujer llorosa de unos 40 años acompañada de otra de unos 65 y de tres niñas de entre 8 y 14 años, con un ramo tan humilde como su aspecto. Salieron poco después, con algo más de lágrimas la madre, después de dejar el ramo y mostrarle al difunto el panorama que le había dejado en la tierra, supongo que muy a su pesar. Esas lágrimas, las únicas que vi, sí que eran una medida real del cariño y la añoranza, y no las flores.

Para mi sorpresa, no vi gitanos. Todos los años se presentan familias enteras con sus mejores galas a llevar flores a sus familiares tal como manda su tradición, en una competición por ver quien lleva el ramo, centro, o lo que sea, de mayor tamaño. Cuando lo comenté con mi compañero me hizo ver que son gente de tradiciones y el día de Todos los Santos, el de la visita fetén, es el 1 de noviembre, y nosotros estábamos trabajando la víspera. Aclarado el misterio.

 


Hubo escenas curiosas como la de una familia que, aprovechando el buen tiempo, quiso prescindir del coche y se acercó en bicicleta, con los niños en sus asientos adaptados, y con los ramos de flores en las cestas delanteras. Me preguntaron si podían meterlas en el cementerio llevándolas de la mano, que había mucha gente en el interior para ir montados y, evidentemente, no vi objeción. Parece que la ecología y el sentido común comienzan a llegar también a estas celebraciones.

Menos sentido común (ya sé que soy un antiguo) tenía la joven que se presentó con unos tacones cuya longitud superaba a la de la minifalda, eso sí, de negro riguroso, que debió ofrecer un atractivo “especta-culo” a los ocupantes de las tumbas, lugar óptimo desde el que podrían haber disfrutado del diseño de la lencería si no fuera por su condición de difuntos, y que también atrajo las miradas de otros visitantes, algunas de sorpresa y otras de reproche, pero en ningún caso de indiferencia.


Aquí lo dejo. En el cementerio también nos ha ocurrido algún caso curioso que ya contaré, pero hoy sólo toca descripción de una tradición desde el punto de vista de un simple observador forzoso.




14 comentarios:

  1. De la Vuelta Ciclista a portero observador del cementerio, no está mal. Muy permisivo con las bicis y poco con las faldas cortas. Te perdiste la "exageración gitana" ("respetable desmesura" + latinajo escribía yo en "Memento mori"), me solidarizo con el hombre de las dos flores y a saber si los difuntos se enteran, lee/leed Pedro Páramo de Rulfo y verás/veréis.
    ¡ Un placer, como siempre !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A ver lo que me dices, que peligra mi prestigio! Claro que soy permisivo con las minifaldas, pero es que tenías que haberla visto. ¡Para resucitar a un muerto! Tal vez es lo que buscaba, que nunca se sabe.

      Eliminar
    2. ja,ja,ja, de hecho la dejaste pasar... he leído por ahí que Iker Jiménez quería hacer un programa en el cementerio de Siberia, no sé bien que ha pasado con un revivido... fenómeno paranormal de esos...

      Eliminar
  2. Las flores hay que darlas en vida. Después ya... no son para los muertos, son para acallar nuestra conciencia. Vamos, digo yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto. Y la verdad es que damos pocas.
      Por cierto, que no sé quien eres. Mándame un mensaje privado a través del formulario que está debajo de mi foto o a mi correo si lo tienes.
      Gracias por comentar.

      Eliminar
    2. Me perdí el del alcohol, mejor dicho me perdí en él (creo que debo volver), pero éste me ha gustado mucho. Me lo imagino TODO: al señor de las dos flores, solicitando el permiso de la autoridad porque con dos flores no acallaba su conciencia del todo, la minifalda y los taconazos (que no son para los cementerios, sobre todo los taconazos), la familia de la bici (a lo mejor no tenían coche...he AQUÏ un ejemplo), y la familia que lloraba de verdad. Todo ello en una soleada tarde de sábado en Siberia.

      Eliminar
    3. Me alegro de que te lo hayas podido imaginar CASI todo, porque la soleada era la mañana, que se me olvidó decirlo. ;-)

      Eliminar
  3. A mi lo q me gusta....es que has mejorado muchísimo la prosa.!!! Sigues cierto estilo de Francisco Quevedo.!!!! No.???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Paco Quevedo levantara la cabeza desde un cementerio como el de Siberia te ibas a enterar por difamarlo. El penoso estilo es mío, afortunadamente para los grandes.
      Pero, de todos modos, gracias.

      Eliminar
    2. Discrepo contigo, y estoy de acuerdo con Carlos Martínez en que tu prosa es exquisita. No sé si al estilo de Quevedo, o algo más próximo al siglo XX...ay, no.... al XXI ya !!

      Eliminar
  4. J, para que mentirte, yo cojo la bicicleta y se la doy a la muchacha de la minifalda. Menudo espectáculo, habría más de un desmayo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No mientas. Tu habrías cogido directamente (en sentido argentino) a la muchacha. Si le das la bicicleta se te escapa.

      Eliminar
  5. Pues si, si, magnifica descripción del momento y el paisaje, a mi humilde entender el estilo está muy en la linea de Blasco Ibañez. Si le pones nombre a los personajes casi tienes materia para una novela, que podía ser policíaca... Piénsatelo que te sale muy bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No vais a hacer que me lo crea. ¡Pobres escritores! Se tienen que sentir difamados por vuestros comentarios.
      Yo sólo soy un contador de cosas que suceden y me conformo con que sigáis leyendo lo que cuento.
      Y gracias por los ánimos.

      Eliminar

Si quieres recibir respuesta (en el caso de que la haya), marca la casilla de abajo a la derecha, esa que pone "avisarme" o algo así, dependiendo del idioma de tu navegador.