Translate

domingo, 12 de abril de 2015

EL TRÍO PECULIAR


Una de las razones de ser de este blog era la de contar esos casos que se salen de lo que en mi trabajo ya es normal para mí, y como la anterior entrada fue sobre violencia de género, voy a empezar con un caso sobre este tema, concretamente con el más antiguo, para darle un orden cronológico que no se mantendrá en futuras entradas. Allá vamos:

Sobre las 11 de la mañana nos llamó la portera de un edificio diciendo que tenía refugiada en su vivienda a una joven extranjera que había sido agredida por su pareja y por un amigo de éste. Las casualidades del trabajo hicieron que estuviéramos muy cerca mis dos compañeros, Pepe y Luis, y yo, que a veces vamos tres en vez de dos por causas que ahora no hay que contar.

Lo primero fue subir a casa de la portera para que, dada su condición, nos contara qué había ocurrido y, tanto ella, que ya estaba enterada (no podía ser menos), como la joven, nos dijeron que el novio y un amigo la habían agredido y que ella se había defendido como su naturaleza le dio a entender. A continuación, y como la joven se encontraba en lugar seguro, fuimos al piso del novio y allí nos abrieron él y su amigote, llenos ambos dos de arañazos y algún golpe más que menos, y nos contaron que habían tenido una larga noche de drogas y sexo salvaje en trío y que al final, no recuerdo el motivo, se habían enfadado, discutido y sacudido mutuamente. Y a la vista estaba que la joven sabía cómo hacerlo.

Mientras mis compañeros identificaban a los dos amigos yo me fui a ver otra vez a la joven para aclarar los motivos de la trifulca, informarle del proceso de la denuncia si lo consideraba oportuno e intentar que se identificara, porque antes no había querido y me estaba temiendo que la razón era que su estancia en España no estaba legalizada. También solicité una ambulancia porque había alguna gota de sangre en las escaleras y en el piso de la portera y no se le veían heridas, lo que me hacía sospechar que había lesiones por debajo de la falda.

Tras un rato de charla y de ganarme su confianza, conseguí que me entregara su pasaporte y al verlo tuve que sacar el jugador de póquer que casi todos los de mi oficio llevamos en nuestro interior para situaciones comprometidas, procurando que mi cara no reflejara emociones. Además de lo que vi en el pasaporte, pude comprobar que su estancia en España era ilegal.

En ese momento apareció Pepe y le comenté que la situación era complicada. Me dio la razón y añadió algo sobre las agresiones mutuas, como si fuera esa la causa de la complicación y entonces le enseñé el pasaporte. A Pepe, peor jugador de póquer, se le escapó un “¡ahí va, la ostia!” al ver que la moza, en realidad, se llamaba José Manuel, y le mudó la color al imaginar el tipo de trío que habían estado haciendo toda la noche. Yo preferí no imaginarlo.




Cuando Pepe se fue a comunicar el hallazgo a Luis y a decirle que aquí no había violencia de género, sino otra cosa que calificó de un modo que no puedo reproducir en un lugar serio como éste, llegó la dotación de la ambulancia, y yo, inocentemente, solicité a la médico que explorara a la víctima debido a la presencia en el suelo de sangre de origen desconocido. Se metieron en una habitación y la médico salió a los pocos segundos con la cara desencajada y los ojos desorbitados como si hubiese visto algo fuera de lo normal (que no lo descarto) y diciéndome “¡pero si es un tío!”, de donde se deduce que ella tampoco jugaba al póquer, y yo me limité a contestarle “pero se siente mujer”, que le hizo comprender que yo ya tenía esa información y que se la había jugado. La portera, también inmutable como buena jugadora de póquer, se frotaba las manos pensando en el partido que iba a sacar a esa información, y la de buenos ratos de conversación que iba a pasar gracias a ella.

Al final acabaron todos en comisaría con denuncias cruzadas por las lesiones y no por violencia de género al impedirlo precisamente “aquello” que alteró a la médico en su exploración. Además, José Manuel se quedó detenida por estancia ilegal a la espera de un expediente de expulsión que nunca se produjo. Durante el traslado en el coche a comisaría, José Manuel iba sentada a mi lado y, ya reconfortada, se intentaba agarrar a mi brazo halagando mi belleza (lo juro) y mi bondad (la médico no compartía esa opinión) mientras yo intentaba, con gran dificultad, que corriera el aire entre nosotros durante un trayecto que se me hizo eterno. Eso me trajo algún cachondeo posterior entre los compañeros pero, por fortuna, se olvidó pronto.
Cuando salía de comisaría me venía a la mente la coplilla popular anónima:

La quise llevar al río
pensando que era mozuela,
resultó ser un tío
y por poco me la cuela.


22 comentarios:

  1. Ja, ja, brutal, muy gracioso dentro del drama particular de la trifulca. Parece un "esperpento" de Valle Inclán, muy bien narrado, por tanto me quito el craneo. Una duda, ¿Pepe es vasco o castellano? por la expresión...
    Buena la imagen y el poema.

    "Pero se siente mujer..." ja,ja,ja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Siberia tenemos cierta aproximación al acento vasco. Es lo que hay.

      Eliminar
    2. Es verdad, es Siberia del Norte.

      Eliminar
  2. Muy bueno!!!....y que cabr..azo estas hecho.... 😂
    Sigue así, que no se pierda ese "contador" que llevas debajo del uniforme....

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu c abrazo. Y por tus ánimos

      Eliminar
  3. Genial, Jj. Nos ha encantado a Pedro y a mi. Si yo me pusiera a escribir un blog, tendría muchas historias que contar; el problema es que de muchas de ellas, no sabemos el final, :-)
    Saludos,
    Mónica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te cuento yo los finales, que tu me das los inicios.

      Eliminar
  4. Jajajajajaja, como me molan este tipo de anécdotas, cheeeeeeee ...... pero no me gusta los comentarios que haces de "pero ahora no viene al caso explicarlo" ..... ¿cómo que no? ¡¡¡ahora va y lo cascas, y si no, no haberlo puesto!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No. A veces no toca y otras no se puede por diversas razones. Y tampoco tiene importancia para la historia. A aguantarse.

      Eliminar
    2. quiere crearnos expectación, interrogantes, un final abierto, habrá continuación... je,je.

      Eliminar
  5. Ja, ja, jaaaaaa !!! La cara de la doctora....pobre....si no te conociera pensaría que es imposible que alguien la haga "eso" a una compañera...pero no, ahí está !!

    Un abrazo.
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Si tuviéramos que tomarnos todos nuestros casos con el dramatismo que tienen para los protagonistas acabaríamos deprimidos. Hay que saber alejarse y tomarlos como lo que son para nosotros: un trabajo. Y los momentos de humor no deben faltar.

      Eliminar
  6. (Por cierto, la de arriba soy Ana Alonso. Es que no sé cómo publicar esto y que aparezca mi nombre; llevo un rato dándole vueltas, y al final parece que la única manera es como Anónimo, que tampoco está mal)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no tienes cuenta de google, puedes publicar con Nombre/URL. Pones tu nombre y dejas vacía la URL. Y si no, como anónimo está bien.

      Eliminar
  7. Halagando tu belleza y tu bondad....
    De tu belleza no voy a opinar, no me siento cualificado (aunque tu ahora mismo pienses lo contrario, mamón).....
    Pero de tu bondad voy a preferir no opinar. Aún resuenan en mis oídos tus últimas risas a causa de temas parecidos.
    Serás hijo de la Gran Bretaña!!! (desde el cariño, of course)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena que no vinieses conmigo ese día. José Manuel se quedó conmigo, pero tú te habrías quedado con el novio y el amigo. Y lo sabes. :D

      Eliminar
  8. Lo peor es qe no lo puedo negar....
    Y lo sé.
    Qué duro es este trabajo!!!
    Un 'bratzo J

    ResponderEliminar
  9. jaja, estás hecho todo un galán!!!
    No sabía que Burgos fuese un paraiso queer!!!
    Muy buena historia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paraiso, paraiso, no sé. Pero se les trata bien. Como a todos.

      Eliminar
  10. Esa me la contaste al día siguiente, pero nada que ver .., así es más literaria, mucho mejor.
    De todas formas hay que ver los berenjenales en los que te metes.., luego decíamos de reo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te equivocas. Esto fue hace muchos años y la que tu dices es de hace unos pocos meses. Por eso, nada que ver.

      Eliminar

Si quieres recibir respuesta (en el caso de que la haya), marca la casilla de abajo a la derecha, esa que pone "avisarme" o algo así, dependiendo del idioma de tu navegador.